SENZA, la enmarcada más romántica, con pomos y conchas, la más fresca.                                                                                                                         Un modelo que nos traslada al campo, que nos invita a vivir la vida de una manera más saludable y a volver a disfrutar de la cocina.